Blog

Metales Preciosos de Inversión

 

Blog

Metales Preciosos de Inversión

Blog

Metales Preciosos de Inversión

El patrón oro: cuando el sistema monetario estaba respaldado por metal

7 de marzo de 2019

Desde que comenzaron a utilizarse las monedas en las transacciones comerciales, los metales preciosos desempeñaban un papel fundamental, ya que constituían la materia prima con la que se acuñaban aquéllas y lo que las dotaba de valor intrínseco. La llegada del papel moneda cambió el concepto, ya que los billetes eran títulos que podían cajearse por oro o plata. El fin del llamado patrón oro acabó con esa convertibilidad y convirtió a la moneda en dinero “fiat”, es decir, respaldado únicamente por la confianza en el Gobierno que lo emitía. ¿Qué era y cómo funcionaba ese patrón oro?

 

La base del funcionamiento del patrón oro era el propio metal físico, que servía para respaldar la emisión de dinero: el valor de cada unidad monetaria se fijaba en términos de su equivalencia con una cantidad concreta de oro.

De esta forma, el emisor de la divisa garantizaba que los billetes y monedas estaban respaldados por esa cantidad de oro. En caso de que se utilizasen tanto el oro como la plata para servir de respaldo a la moneda, el sistema se denominaba “patrón bimetálico”.

Este sistema de equivalencia entre el dinero y el oro ha constituido la base del sistema financiero internacional y ha servido para garantizar el funcionamiento del mismo desde el siglo XIX. Sin embargo, a partir de la Primera Guerra Mundial, la situación comenzó a cambiar. Algunos países afectados por la contienda se vieron en la obligación de imprimir más papel moneda para poder financiar el esfuerzo bélico.

El dinero fiat y la hiperinflación

 

Hiperinflación de Weimar. Para 1923, salir de compras en Alemania implicaba cargar una carretilla

Hiperinflación de Weimar. En 1923, salir de compras en Alemania implicaba cargar una carretilla. / Fuente: www.lasegundaguerra.com

 

Ese papel moneda ya no estaba respaldado por metal precioso, sino por una simple promesa de pago por parte del estado emisor. Es decir, se basaba en la simple confianza, de ahí el nombre de dinero “fiat” o “fiduciario”.

Sin embargo, esa confianza de los ciudadanos en sus estados comenzó a quebrarse cuando éstos siguieron imprimiendo dinero para financiarse a costa de aquéllos, sin contar con ninguna garantía que respaldara la emisión.

El resultado de esta quiebra de la confianza fue la perversión del sistema, que derivó en situaciones de hiperinflación tan extremas como la que se vivió en Alemania durante la llamada República de Weimar (1921-1923), cuando el Gobierno se vio obligado a afrontar el pago de reparaciones de guerra y tiró, para su uso interno, del papel moneda emitido sin respaldo de oro, por el Gobierno imperial.

Como consecuencia, el coste de la vida se multiplicó por dos millones y la situación económico se hizo tan insostenible que mucho lo consideran el caldo de cultivo en el que se generó el ascenso del Partido Nazi al poder.

Los Acuerdos de Breton Woods y el patrón oro

 

Una imagen de la Conferencia de Breton Woods donde se negoció el final del patrón oro

Una imagen de la Conferencia de Breton Woods donde se estableció el patrón oro. / Fuente: www.rtve.es

 

Con el final de la Segunda Guerra Mundial a la vista, el 22 de julio de 1944, un total de 44 naciones se reunieron en el Hotel Mount Washington de Bretton Woods (New Hampshire, EEUU), con el objetivo de poner en funcionamiento un nuevo orden económico internacional de posguerra y evitar los problemas que surgieron tras el final de la Primera Guerra Mundial, que acabaron por dar origen a la segunda.

La reunión de Bretton Woods, auspiciada por los Estados Unidos, que habían emergido de la guerra como la mayor potencia económica mundial, perseguía lograr una estabilidad en las transacciones comerciales internacionales por medio de la creación de un sistema monetario internacional, basado en un tipo de cambio sólido y estable, con el dólar ejerciendo el papel de divisa internacional.

Entre los llamados Acuerdos de Bretton Woods se encontraba la adopción del patrón oro como elemento de estabilización de esta divisa internacional. Estados Unidos se comprometió a mantener el precio del oro en los 35 dólares la onza y se autorizó el cambio de dólares por oro a ese precio sin ninguna restricción o limitación.

De esta forma, se lograba mantener estable el dólar, que serviría de referencia para que los demás países fijaran el precio de sus monedas respectivas, en una paridad con la divisa estadounidense que solo podría fluctuar en un 1%.

Nixon y el final del patrón oro

El sistema construido en Bretton Woods funcionó durante casi tres décadas más, hasta que otra guerra, la de Vietnam, precipitó su desaparición. En 1971, la situación económica de Estados Unidos comenzó a deteriorarse debido a los gastos crecientes de esa guerra. El Gobierno comenzó a imprimir miles de millones de dólares para financiarla, lo que provocó la devaluación del dólar.

Países como Francia y Gran Bretaña exigieron la conversión de sus dólares en oro, lo que redujo las reservas de metal que el Gobierno estadounidense acumulaba en Fort Knox (Kentucky) y obligó al entonces presidente, Richard Nixon, a intervenir para derogar parte de los Acuerdos de Bretton Woods y acabar con el patrón oro.

 

Richard Nixon puso fin al Acuerdo de Breton Woods y al patrón oro

Richard Nixon puso fin al Acuerdo de Breton Woods y al patrón oro en 1971. / Fuente: www.mentalfloss.com

 

Desde ese momento, los dólares dejaban de estar respaldados por oro físico, para pasar a basarse en la confianza en el estado y la economía estadounidenses, es decir, surgió el dinero “fiat”. De un sistema monetario internacional basado en un cambio fijo del dólar por oro, se pasó a otro de tipos de cambio fluctuantes.

La crisis del sistema

En principio, la desaparición del patrón oro situaba en ventaja a la economía estadounidense: al no tener que respaldar la impresión de dólares con oro, podían poner en marcha la máquina y fabricar billetes por apenas unos centavos, mientras que el resto de economías tenían que producir mercancías para poder hacerse con esos dólares.

El problema es que la inflación comenzó a afectar al dólar. Se calcula que solo desde el año 2000, la divisa ha perdido casi la tercera parte de su poder adquisitivo. Y desde 1913 (año de creación de la Reserva Federal), la moneda estadounidense se ha dejado casi el 96% de su poder adquisitivo.

 

Devaluación del poder adquisitivo del dólar frente al oro

 Pérdida del poder adquisitivo del dólar frente al oro / Fuente: www.bullionstar.com

 

Según los más críticos con el sistema, aunque se cumpla el objetivo de inflación fijado por la Reserva Federal en el 2%, en cada generación que pasa, el dólar se deja la mitad de su valor.

Por eso, muchos economistas y asesores de los sucesivos presidentes de los Estados Unidos han propuesto el abandono del ‘patrón dólar’ y la vuelta al patrón oro, con un método modernizado e internacional, aunque ninguno se ha decidido a dar el paso.

Banner Análisis El papel del oro ante la posible caída del actual sistema monetario

Los intentos de reeditar el patrón oro

En varias ocasiones se ha propuesto este regreso al patrón oro en los Estados Unidos. Quizá el momento en el que se estuvo más cerca fue durante la presidencia de Ronald Reagan, cuando Jack Kemp, asesor presidencial y varias veces candidato conservador a la Presidencia de Estados Unidos, promovió la llamada Gold Standard Act de 1984, un anteproyecto de ley que establecía las bases para que los Estados Unidos volvieran al patrón oro.

 

Gold Standard Act

El proyecto de ley contemplaba la fijación de una equivalencia entre el dólar y el oro de 900 milésimas de pureza, que se convertiría en el patrón y unidad de valor en Estados Unidos, con el que mantendrían paridad todo el dinero o monedas acuñadas en el país.

También se autorizaba a cualquier ciudadano a cambiar dinero, monedas estadounidenses o letras del Tesoro por monedas o lingotes de oro en cualquier sucursal de la Reserva Federal.

Sin embargo, el Congreso rechazó la posibilidad de reinstaurar el patrón oro, en sesión celebrada el 29 de junio de 1984.

 

Proyecto de ley HR 5404

Recientemente ha habido un nuevo intento de reeditar este sistema, por parte del congresista republicano por Virginia Occidental, Alex X. Mooney, defensor del uso de los metales preciosos como moneda de curso legal en el país.

El proyecto de ley HR 5404 plantea que:

“la economía americana necesita un dólar estable, tipos de cambio fijos y un flujo monetario controlado por el mercado, no por el Gobierno. El patrón oro deja el control del flujo monetario en manos del mercado en vez de en la Reserva Federal. Restaurar la prosperidad de la clase media americana requiere cambios en la política monetaria, autorizados en la Constitución”.

El propio presidente Donald Trump, durante la campaña electoral, se mostró partidario de que el dólar volviera a estar respaldado por oro, aunque reconoció que:

“sería algo muy complicado, pero maravilloso, porque volveríamos a tener una referencia sobre la que basar nuestra moneda”.

 

El debate sigue abierto y cada vez son más quienes apuestan por controlar los defectos del sistema monetario internacional con una vinculación de las monedas al oro que garantizase su valor. A fin de cuentas, oro y plata han sido, durante muchos años, los medios de pagos exclusivos con los que contaba la Humanidad.

Newsletter

Descarga GRATIS el ebook

Formulario de contacto

Recursos 

Descargables

L'oro da investimento a cui si riferisce questo sito web aquista la sua denominazione in ambito tributario, quando si tratta di oro nella legge 999,9/1.000 (oro puro).
Art. 140bis legge37/1992 del 28 di Dicembre dell'imposta sul valore aggiunto.

info@metallidinvestimento.com  | Tel. +39 02 430019339

Via Giuseppe Prina, 15

20154 Milano MI, Italia

Sociedad Española de Metales Preciosos de Inversión © 2018

info@metallidinvestimento.com  | Tel. +39 02 430019339

Via Giuseppe Prina, 1520154 Milano MI, Italia

Sociedad Española de Metales Preciosos de Inversión
© 2018